¿Qué sabe usted de la sordoceguera?

 

Hemos visto que las personas ciegas o con baja visión se apoyan con lentes, bastones o perros lazarillos y las personas sordas o con disminución de audición, utilizan audífonos, lenguaje de señas o Implantes Cocleares.

Pero ¿Qué sabe usted de la sordoceguera?

Es decir, que aparte de su dificultad para escuchar se suma una disminución visual, o viceversa a pesar de que pueda no ser profundamente sorda y totalmente ciega.

“Las personas pueden ser consideradas como sordociegas si la combinación de deficiencia visual y auditiva le causan dificultades con la comunicación, el acceso a la información y la movilidad”. Esta puede ser congénita (desde el nacimiento) o adquirida (a lo largo de la vida).

 

Las personas con sordoceguera de nacimiento (congénitas) tendrán poco o ningún lenguaje formal y una comprensión del mundo muy limitada dado que no han tenido la oportunidad de ver/oír a otras personas y a las cosas que suceden a su alrededor. Por el contrario, las personas con sordoceguera adquirida tendrán la ventaja de recordar a vista y oído, y habrán podido aprender el lenguaje.

Los métodos de comunicación variarán, consecuentemente, y podrían ser: oral o lectura labial, lenguaje de signos, sistema alternativo, signos en campo visual apoyo Braille, bloques alfabéticos, dactilógico, Tadoma, entre otros.

Se han identificado algunas áreas que tienen una afección directa en las personas con esta condición:

  • Autonomía y habilidad para decidir y tomar el control de la propia vida.
  • Salud y seguridad.
  • En la gestión de las rutinas diarias de vida personal y doméstica.
  • Implicación en educación, trabajo, familia, actividades sociales y comunitarias.
  • Discriminaciones sociales, posibles sobreprotecciones familiares y la falta de centros adecuados para atenderlos.

Sordoceguera Congénita

Las personas nacidas con deficiencia auditiva y visual al mismo tiempo pueden presentar cualquiera combinación de entre las siguientes características:

  • Ninguna respuesta al sonido y/o a la luz.
  • Retraso del desarrollo.
  • Retraimiento- aislamiento.
  • Defensividad táctil- evitando el tacto (niños, especialmente los pequeños).
  • Problemas con el contacto visual- participación social en una edad temprana.
  • Lentitud desarrollando y generalizando habilidades (niños).
  • Adoptando una postura inusual para realizar tareas, utilizando el resto auditivo o visual exageradamente (niños).

Sordoceguera adquirida

Audición

  • Sin respuesta cuando se habla desde detrás.
  • Necesidad de tener la televisión/ radio/estéreo más alta de lo que es necesario para los otros.
  • Dificultad en seguir la conversación de personas o acentos desconocidos.
  • Dificultad en seguir los cambios del orador durante una conversación.
  • Falta de conciencia de ruidos externos al ambiente inmediato, por ejemplo, obras en el edificio, ruido

Visión

  • Necesidad de luz adicional.
  • Falta de conciencia de los cambios de posición de los otros.
  • Imposibilidad de encontrar objetos fuera de su lugar habitual.
  • Uso inusual del tacto en soporte a la movilidad o tareas.
  • Dificultad en entender el sentido del mundo a su alrededor.
  • Comportamientos repetitivos (estereotipias).
  • Comportamiento agresivo con ellos mismos o los otros.
  • Uso del olfato, sabor, tacto para obtener información.
  • Tendencia a retirarse de la interacción social

Audiológicamente ¿cómo podemos apoyar a la persona sordociega?

Las ayudas técnicas auditivas son aparatos que se adaptan a las personas con problemas auditivos para proporcionarles la mayor funcionalidad y aprovechamiento de sus restos auditivos residuales (Audífonos o Implantes Cocleares). Aunque estas ayudas técnicas no son específicas de la población sordociega, se apoyan en ellas para conseguir un mayor acercamiento al mundo sonoro.

Debemos dejar claro que ninguna ayuda técnica auditiva restablece la audición normal, pero sí pueden ayudar a un mayor acercamiento del entorno y a un mayor conocimiento del mundo sonoro.

Como parte del equipo interdisciplinario en la atención de la sordoceguera, en Clínica Dinamarca nos encargamos de los exámenes auditivos y rehabilitación de este y otros problemas auditivos, así como el servicio de Terapia del Lenguaje.

Claudia Rodríguez Venegas

Audióloga

Pérdida Auditiva Inducida por Ruido

El ruido: un enemigo moderno

Evalúese, Prevenga y Tome Conciencia


Aunque tradicionalmente se sabe que la fuente más común de ruido se encuentra en los lugares de trabajo, cada vez es más fácil encontrarlos en la casa, en los espacios de recreación, oficinas, escuelas, entre otros. La tecnología y los cambios de hábitos de las personas ha llevado a la exposición de ruidos de manera poco controlada y esto puede provocar que los miembros de la sociedad estén siendo afectados sin importar, edad o sexo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que 1100 millones de jóvenes de todo el mundo podrían estar en riesgo de sufrir pérdida de la audición (Lea más aquí). Más de 43 millones de personas de entre 12 y 35 años padecen una pérdida auditiva discapacitante debida a diferentes causas. De los adolescentes y jóvenes de entre 12 y 35 años de países de ingresos medianos y altos:

  • Casi el 50% están expuestos a niveles de ruido perjudiciales, a consecuencia del uso de dispositivos de audio personales como reproductores de música y teléfonos inteligentes.
  • Alrededor del 40% están expuestos a niveles de ruido potencialmente nocivos en clubes, conciertos, karaokes, discotecas y bares.

Con el transcurrir de los años, con la industrialización y la falta de conciencia este padecimiento aumenta día a día. Se estima que un tercio de la población mundial, padece algún grado de hipoacusia causada por exposición a ruidos de alta intensidad.

La pérdida auditiva ocasionada por un ruido se divide en dos:

1) Trauma acústico, que es causado por un ruido único, de corta duración, pero de muy alta intensidad (por ej. una explosión, disparo o bombetas) y resulta en una pérdida auditiva repentina y dolorosa. 2) Hipoacusia neurosensorial inducida por ruido, por exposición crónica a ruidos de alta o no tan alta intensidad. Generalmente se acompaña de otros síntomas tales como acúfenos (grillos, pitos o zumbidos en los oídos), disminución de la capacidad de discriminación y distorsión de los sonidos. La exposición constante a ruidos puede generar dolores de cabeza, cansancio y mal humor. Un paciente con hipoacusia inducida por ruido comúnmente consulta porque presenta dificultad para oír y entender el lenguaje cotidiano, especialmente en un ambiente ruidoso.

Cómo lograr que la audición esté exenta de riesgos

Mantenga el volumen bajo. Se puede bajar el volumen al utilizar aparatos de audio personales. Es aconsejable:

  • Respetar los niveles seguros de exposición al ruido. Determine el volumen exento de riesgos en su aparato de audio personal ajustando el volumen a un nivel cómodo en un ambiente tranquilo, de modo que no supere el 60% del volumen máximo.
  • Utilizar tapones para los oídos. Cuando vaya a un club nocturno, discoteca, bar, evento deportivo u otro lugar ruidoso, utilice tapones para proteger los oídos. Si se colocan bien, pueden ayudar a reducir el nivel de exposición al ruido de forma considerable.
  • Utilizar cascos o auriculares que se ajusten bien y, de ser posible, que aíslen del ruido del entorno. Si se ajustan bien, los cascos y los auriculares permiten escuchar música con claridad a volúmenes bajos, y cuando aíslan del ruido del entorno permiten escuchar el sonido a un volumen más bajo del que sería necesario en caso de no ser aislantes.

Limite el tiempo que dedica a actividades ruidosas. La duración de la exposición al ruido es uno de los principales factores que contribuyen al nivel total de energía acústica. Existen formas de minimizar la duración. Es aconsejable:

  • Hacer breves descansos auditivos. Cuando vaya a un club nocturno, discoteca, bar, evento deportivo u otro lugar ruidoso, haga breves descansos auditivos para reducir la duración total de la exposición al ruido.
  • Alejarse de los ruidos fuertes. En lugares ruidosos, manténgase lo más lejos posible de fuentes de sonido como los altavoces. Trasladarse a lugares más silenciosos dentro de un local puede reducir el nivel de exposición.
  • Limitar el tiempo diario de utilización de los aparatos de audio personales, como los equipos de sonido (Home Theater), parlantes y audífonos. Aunque es importante mantener el volumen bajo, la limitación del uso de aparatos de audio personales a menos de una hora al día contribuirá enormemente a reducir la exposición al sonido.

Vigile los niveles seguros de exposición al ruido:

  • Utilice la tecnología de los teléfonos inteligentes, para medir los niveles de exposición al ruido y conocer el riesgo de pérdida de audición provocada por el ruido derivado de sus dispositivos de audio personal.
  • El oído humano puede tolerar hasta los 55 decibeles sin provocar daños a la salud.

Aplicaciones gratuitas recomendadas para medir la exposición al ruido:

    • Decibel X: Esta aplicación gratuita de alta calificación convierte su teléfono inteligente en un medidor de nivel de sonido precalibrado, preciso y fácilmente portátil. Tiene un rango de medición estándar de 30 a 130 dB.
    • Sound Meter: La interfaz cuenta con un indicador para mostrar los niveles de intensidad del sonido, así como los indicadores verde, amarillo y rojo para la seguridad. Una limitación potencial es que debido a que los niveles máximos de decibeles están limitados por algunos dispositivos, es posible que no pueda medir sonidos de más de 90 dB.
    • NIOSH Sound Level Meter: Desarrollada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos (NIOSH), esta aplicación es exclusiva para iPhone y es una herramienta útil para cualquier persona que trabaje en entornos ruidosos. Los investigadores también pueden usar la aplicación para recopilar datos sobre la exposición al ruido.

Preste atención a las señales de advertencia de pérdida de audición:

  • Acuda a un profesional especializado en salud auditiva en caso de acúfenos o dificultad para oír sonidos agudos como el timbre, el teléfono o el despertador; para entender el habla, sobre todo por teléfono; o para seguir conversaciones en ambientes ruidosos, como restaurantes o reuniones sociales.

Hágase revisiones auditivas periódicas:

  • Evalúese una vez al año, pues ello puede ayudar a detectar la aparición de la pérdida de audición en una etapa inicial. Solicite su cita en www.clinicadinamarca.como al 22214545.

Realizado por: Claudia Rodríguez Venegas Audióloga Cód. CTCR- AU0021

¿Padece usted de Tinnitus?

  ¿Oye pitos o zumbidos en sus oídos? No solo le pasa a usted, muchísimas personas en el mundo sufren de este problema. Tinnitus o acúfeno es el nombre médico de los zumbidos en los oídos,  que es lo que sucede cuándo se percibe  un sonido que se escucha en uno o ambos oídos y que no tiene una fuente sonora externa. Continue reading “¿Padece usted de Tinnitus?”

¿Por qué estoy perdiendo la audición? ¿Cuáles son las causas más comunes?

Nuestros oídos, al igual que nuestro cuerpo, sufre un proceso de envejecimiento natural, provocando la muerte de las células del oído responsables de impulsar la audición, siendo la edad una de las causas más comunes. Continue reading “¿Por qué estoy perdiendo la audición? ¿Cuáles son las causas más comunes?”